miércoles, 21 de enero de 2009

Maternidad del Hospital Salvador - Parte 2

¡Hola a todos! Por fin, después de tantos inconvenientes que nos frustraron el panorama, hemos podido volver a visitar la Ex-maternidad del Hospital Salvador. En esta ocasión se nos unieron dos amigos: Nicolás y Mario. A diferencia de las veces anteriores, decidimos ir en la tarde, debido a que a esas horas hay menor cantidad de personal rondando por la zona que nos permite ingresar a la Maternidad. Otra de las ventajas de ir en la tarde: hay mayor cantidad de personas que acuden a visitar a sus familiares hospitalizados, razón por la cual es fácil confundirse con ellos y permanecer sentados cerca de la entrada de Maternidad sin levantar sospechas.

En fin, comenzaré contándoles que, por desgracia, cada vez es más difícil poder ingresar. Esto porque han repuesto todas las ventanas rotas y cerrado con candado todas las puertas. Por el momento, la única forma de ingresar es a través de una de las puertas ubicadas en la zona poniente del patio central. Esta puerta, al igual que todas las demás, permanece constantemente cerrada, aunque el ingreso se hace posible debido a un agujero cuadrado de regular tamaño que se encuentra en la misma puerta, a la altura de la cerradura. El inconveniente es que es lo suficientemente estrecho como para permitir una fácil entrada, razón por la cual la única manera de conseguirlo es deslizándose a través de él pasando primero las manos y luego terminando con los pies.

Después de mucho esperar, encontramos el momento oportuno para ingresar, aprovechando que los jardineros y guardias se habían alejado. Entonces fue cuando fuimos entrando uno a uno, para no levantar sospechas entre la gente que estaba en el patio. Una vez dentro, nos encontramos con un pasillo en sentido norte-sur. En la zona sur de dicho pasillo se encuentran algunos catres y otras cosas en buen estado pertenecientes a los demás departamentos del hospital, todas las cuales están allí para ser almacenadas provisoriamente.

En la zona norte hay un inmenso ventanal polarizado.

Primero comenzamos explorando algunas habitaciones de menor tamaño, que se encuentran a mano derecha caminando por el pasillo hacia el norte. Una de esas habitaciones había sido utilizada seguramente como camarín para los actores de la obra de teatro "El libro de Job" (puedes ver fotografías promocionales de la obra aquí), cosa que supusimos debido a la gran cantidad de telas de diferente tipo que se hayaban en el piso o dentro de algunas bolsas, así como la presencia de sangre falsa derramada en el piso, muñecas ensangrentadas y papeles escritos en portugués pegados sobre las paredes.

Inmediatamente después, nos pusimos a explorar la zona que está a mano izquierda del pasillo (caminando hacia el norte). Aún no sabemos para qué era utilizada, pero estamos casi seguros de que no formaba parte del área de Maternidad (corríjanme si me equivoco). Esta zona es diferente de las demás arquitectónicamente hablando, al menos en lo que respecta al estilo de los ventanales.


Una vez que hubimos terminado de explorar dicha zona, salimos nuevamente al pasillo e ingresamos a otro pasillo, en sentido oriente-poniente y que conecta numerosas habitaciones cuyos propósitos desconocemos, aunque sospechamos que eran salas de recuperación.



En una de dichas habitaciones encontramos 2 hojas de papel pegadas sobre una de las paredes. A simple vista parecía ser algún tipo de programación para procedimientos médicos, pero leídas con más detenimiento descubrimos que era la programación para filmar las escenas de la película "El Huésped".

En forma paralela a este pasillo, separado mediante un patio, se encuentra otro. Este pasillo es algo más interesante que el anterior, porque nos permite el acceso a los pabellones y a las salas de parto. En este pasillo, cercano a los pabellones, encontramos una gran pizarra con título: "Operaciones programadas".Caminando siempre por el mismo pasillo, obtuvimos acceso a un gran pabellón, en muy buen estado debido a su utilización para la obra "El libro de Job". A diferencia de las demás habitaciones que pudimos visitar, esta tenía forma trapezoide y no cuadrada o rectangular como es costumbre. Poseía ventanales altos en 3 de sus paredes, todos los cuales estaban completos e impecables. Sus paredes estaban recubiertas de baldosas verdes y al lado izquierdo poseía un armario empotrado cuyas puertas eran completamente de vidrio.

Casi al lado de los pabellones, se encuentran las 2 salas de parto, una inmediatamente detrás de la otra. Primero nos adentramos en la que da al sur. Esta sala aún mantiene los separadores para aislar a las mujeres en proceso de parto, aunque el estado general es bastante lamentable, ya que el piso está lleno de escombros y una gruesa capa de polvo.

Del otro lado encontramos la segunda sala de partos. Esta no mantiene los separadores, así como tampoco hay en ella muchos escombros ni tanto polvo en el suelo.

En la antesala que une ambas salas de parto, había una enorme cantidad de escombros, así como también los restos desvencijados de un sillón quirúrgico.


Caminando por uno de los largos pasillos, nos dirigimos al oriente, zona donde anteriormente se encontraba el pabellón Zúñiga. Por desgracia, no es posible ingresar a esa parte, ya que se encuentra en reparaciones y el acceso está cerrado por una improvisada pared de material ligero. De todas maneras, nos adentramos lo más que pudimos, hasta llegar a un pasillo en declive.

Allí, a mano izquierda había una gran sala separada por paredes de poca altura hechas de concreto.
Para ese entonces ya habíamos explorado todo el primer piso, así que subimos al segundo. Allí, a juzgar por los carteles, se encontraban los servicios de Neonatología y Residencia Médica. También pudimos recorrer una sala que parecía ser el servicio de Esterilización.

También exploramos una habitación que aún mantenía gran cantidad de equipo médico ordenado de tal manera que parecía haber sido puesto allí a propósito para alguna sesión fotográfica o bien para la obra de teatro "El libro de Job" o para alguna escena de la película "El Huésped". cabe destacar que es la única habitación en todo el complejo abandonado que aún mantiene esa cantidad de material médico en su interior.

Dirigiéndonos hacia la zona poniente, donde había habitaciones con camas domésticas (seguramente para los médicos residentes), había cajas con remedios ginecológicos y neonatológicos, así como libros de los utilizados para anotar las cosas que van haciendo los bebés a medida que crecen.
En este piso pasamos un enorme susto, porque oímos fuertes pasos que se acercaban. Pensando que era uno de los guardias que de vez en cuando ingresan a vigilar, corrimos a escondernos a una de las habitaciones. Por fortuna, no se trataba de ningún guardia, pero tampoco supimos qué era. La habitación en la cual nos escondimos, es de características bastante extrañas, porque 3 de sus paredes están ocupadas por ventanales que casi llegan al piso, y ocupando gran parte del volumen de la sala se encuentra una enorme cúpula de color oscuro. El misterio tiene que ver con el propósito de dicha construcción, ya que por más que intentamos encontrarle alguna utilidad, no pudimos dar con vestigio alguno que nos entregara la más mínima pista.

En este mismo piso, en la zona poniente, estaba la sala de preparación de fórmulas lácteas para los recién nacidos. En dicha sala, había una enorme campana de cocina y sobre las paredes había hojas de papel indicando la proporción de los ingredientes necesarios para preparar las fórmulas.

Al lado de esta sala, se encontraba otra muy luminosa y con grandes ventanas. Lo curioso es que dentro de ella había varios bancos dispuestos paralelamente, mirando hacia una de las paredes. En esa pared había restos de antiguas páginas de revistas que habían sido pegadas allí. Muchas de esas hojas estaban tan desteñidas que era casi imposible determinar de qué trataban, pero una de ellas era bastante clara: se trataba de una modelo desnuda o en topless (no alcanzaba a verse porque habían arrancado gran parte de la zona del cuerpo). Aún no sabemos por qué había esa clase de cosas en un hospital, ¿para qué habrá servido esa habitación?.


Otra de las habitaciones era el lactario. Allí pudimos encontrar gran cantidad de hojas informativas pegadas sobre las paredes, que indicaban a la madre cómo amamantar al bebé.

Luego subimos al tercer piso. La escalera que comunica los pisos segundo y tercero, posee una gran reja, cosa bastante extraña porque daba un aspecto como de cárcel.

Los pasillos de este piso están bastante inestables; incluso hay zonas donde es posible ver hacia el piso de abajo. Por lo mismo, hay que tener extremo cuidado al explorarlo. En ese pasillo había un sillón en mal estado y una lámpara quirúrgica.

Una de las habitaciones ubicada al norte, servía de bodega de archivos. Durante nuestra primera excursión a este complejo aún había enormes cantidades de archivos en los estantes. Sin embargo, durante esta última visita, no quedaba casi ninguno y todo estaba en estado de caos.

En el tercer piso, también podemos encontrar una habitación donde había algunas máquinas de escribir antiguas y viejas fotocopiadoras e impresoras. Otra de las habitaciones era utilizada para albergar el sistema de aire acondicionado.

Finalmente, en la zona norte del complejo, está la construcción más reciente que era utilizada para el servicio de ginecología. Esa construcción también consta de 3 pisos. En el primer piso había vertido un líquido de color verde claro sobre el suelo.

Por falta de espacio, y para no aburrirlos, no seguiré contándoles la exploración en todo su detalle. Pero si desean ver más fotografías tomadas en esta visita, pueden hacer click aquí. Espero disculpen la calidad de algunas fotografías, ya que tuve que procesarlas para que puedan ser vistas (mi cámara no es de las mejores) y durante este mismo proceso (pseudo HDR con el programa Dynamic-Photo HDR) muchas de ellas quedaron con gran cantidad de ruido, aunque traté de compensarlo con otro programa (Noiseware Standard Edition). También puedes ver fotografías tomadas por otras personas, todas las cuales encontré en flickr y puse en una galería como Otras.

8 comentarios:

Ken Ohki dijo...

¿te fijaste si bajo la sala de la cúpula había una sala de operaciones?, en algunos hospitales se habilitan graderías en algunas salas para que los estudiantes médicos aprendan los procedimientos (hay películas o series de tv en que muestran algo así).

Ah, leí el caso de la paciente que murió por la transfusión de sangre. Que trágica serie de eventos desafortunados (y descuidados), ¿los médicos salieron libres de culpa? no me extrañaría...

Muy buen blog, interesante, felicitaciones.

El tiempo agrava las heridas dijo...

Muchísimas gracias por tu comentario. Efectivamente, revisamos la cúpula con mucho detenimiento, pero no pudimos encontrar nada. La cúpula es de un diámetro de aproximadamente 2.5 metros, razón por la cual descartamos que haya sido algún tipo de gradería para estudiantes de medicina.

Respecto al caso de la paciente muerta por la incompatibilidad de grupo sanguíneo, es realmente una lástima el no saber qué ocurrió después. Espero que quienes hayan tenido participación en su muerte no hayan quedado impunes.

Muchas gracias nuevamente por visitar este blog.

Saludos.

fatima dijo...

yo trabajé 18 años ahí. Los pason se han escuchado desde siempre, en el mismo lugar.

Mely dijo...

¡Qué buena la nota! Y las fotos también, muy lindas.
Debe ser tenebroso ingresar ahí, a la hora que sea...

Saludos =)

marcos83 dijo...

Excelente blog! ahora ya no has escrito mas?

Muy buena nota interesante y el lugar digno de una pelicula de terror!

Philip J. Fry dijo...

Exelente blog! lastima haberlo encontrado tan tarde.

Ya no se puede ingresar ahi? esta remodelado o algo? saludos!

El tiempo agrava las heridas dijo...

Hola: Lamentablemente últimamente no he estado dedicada a la exploración urbana. De todas maneras tengo que retomarla :).

El tiempo agrava las heridas dijo...

El sitio siempre ha estado cerrado, lo que sucede es que uno siempre encuentra la manera de entrar, jejejeje. Siempre hay una que otra ventana rota, etc. Eso sí, será demolido definitivamente dentro de poco. Saludos